Breve visita a un paraíso marino

  • Foto: Mauro Arias
    Un alcatraz pardo (Sula leucogaster) descansa sobre una tortuga golfina (Lepidochelys olivacea) en las aguas del Área Natural Protegida Complejo Los Cóbanos, declarada como tal en 2007. El pasado sábado 4 de febrero, el Ministerio del Ambiente organizó una visita al lugar para avistar ballenas jorobadas. Aunque las ballenas nunca aparecieron, los periodistas pudimos observar escenas como esta de dos especies que han interactuado de esta manera durante millones de años. El ser humano, con sus métodos de pesca, es una amenaza importante a la sobrevivencia de tortugas marinas.
  • Foto: Mauro Arias
    En el centro de interpretación de la oenegé Fundarrecife, que lucha por proteger la vida silvestre que habita en los arrecifes de Los Cóbanos -los más importantes del Pacífico desde Costa Rica hasta México-, un cartel explica una de las amenazas contra las tortugas por parte de los humanos: la pesca con redes y cimbra (líneas de las que se cuelga numerosos anzuelos). El Salvador declaró la veda total permanete de consumo de productos derivados de las tortugas, lo que no ha evitado la comercialización de los huevos en mercados y restaurantes en todo el país. No existe un organismo en el país que persiga y castigue el consumo de productos derivados de las tortugas.
  • Foto: Mauro Arias
    Una cimbra con cientos de anzuelos descansa en una lancha de pescadores de Los Cóbanos. La cimbra es un metodo de pesca mortal para tortugas y otras especies como tiburones, y su uso en una zona protegida muestra la falta de concienciación sobre el problema y la ausencia de autoridad. El Ministerio del Ambiente plantea que no tiene personal para regular a las 10 comunidades de pescadores de Los Cóbanos y que enfrentarse a ellas significaría mayor matanza de tortugas por represalia y venganza.
  • Foto: Mauro Arias
    Una golondrina marina negra (Chilidonias niger) reposa sobre el caparazón de una tortuga golfina adulta muerta. Al caer en redes de los barcos pesqueros, en las redes artesanales y en cimbras, las tortugas mueren ahogadas. Los pescadores las dejan a la deriva, pudriéndose. En apenas cinco horas de recorrido vimos cuatro tortugas muertas. El Salvador es miembro de la Iniciativa Carey del Pacífico Oriental. Se ha descubierto que nuestro país aún conserva una de las poblaciones más grandes de tortuga carey oriental en el continente.
  • Foto: Mauro Arias
    Sin tener golpes aparentes, la muerte más probable de esta tortuga golfina es la asfixia.
  • Foto: Mauro Arias
    Para demarcar los límites del Área Natural Protegida se han colocado cuatro boyas. Pescadores provenientes del puerto de Acajutla usan la boya número 3 como ancla mientras cuidan su cimbra. Esto es prohibido y lo saben bien, pero los guardarrecursos pagados por el Ministerio del Ambiente no son capaces ni siquiera de llamarles la atención. "Son mareros y es un peligro meterse con ellos", dice uno de los guardarrecursos.
  • Foto: Mauro Arias
    Otra tortuga golfina muerta, que presentaba una abertura en el caparazón. Según nuestros guías, el corte se debía posiblemente al golpe de la hélice del motor de una lancha o barco. Pero existe otra posibilidad: al ser prohibida la recolección de huevos en las playas, los pescadores atrapan a las tortugas en el mar y las matan para extraerles los huevos para su posterior venta.
  • Foto: Mauro Arias
    Delfines grises (Stenella attenuata) son una de las especies de estos mamíferos que se encuentran en Los Cóbanos. La abundancia de vida  visible en la superficie es solo un leve reflejo de la cantidad de vida bajo el agua. No existe en El Salvador otro lugar que se le compare en biodiversidad marina. La causa de la abundancia es una plataforma rocosa llena de recovecos, grietas y cuevas producto de lava que penetróvarios kilometros lejos de la costa en épocas en que el nivel del mar era menor. Es un refugio para cientos de especies de animales -entre ellas 10 especies de coral- y algas que forma un verdadero oasis para especies más grandes como las tortugas y los mamíferos marinos.
  • Foto: Mauro Arias
    El puerto de Acajutla, con sus refinerías y complejos industriales, es una amenaza constante para la vida marina en Los Cóbanos, por la posibilidad de que ocurra un derrame de petróleo, como el de 1994, una tragedia ambiental que tuvo poca resonancia en aquel entonces. Otra tragedia reciente fue el permiso de construcción dado por el Ministerio del Ambiente en 2006 para la construcción de un embarcadero en el proyecto Las Veraneras, que iba a abarcar 28 mil metros cuadrados, con rompeolas, muelles de concreto y otro equipamiento. Las obras se pararon gracias a la lucha de ambientalistas y las comunidades, pero se destruyeron cabezas de coral de cientos de años de antigüedad.
  • Foto: Mauro Arias
    Un grupo de jovenes pelícanos (Pelecanus occidentalis) descansa sobre una bocatoma flotante de una refinería. Esta especie vive en las costas pacíficas y recorre miles de kilómetros desde su lugar de anidamiento, que puede ser tan lejano como las Islas Galápagos, en aguas suramericanas.
  • Foto: Mauro Arias
    La cola de una ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) sale del mar en una foto tomada en 2008 por el guardarrecursos William Morán, habitante de Los Cóbanos. Es hasta hace poco tiempo cuando se empezó a hacer excursiones para avistarlas. El costo del viaje por persona es de 37 dólares. Si no se logran ver -porque son animales impredecibles y el mar muy grande- es muy probable el avistamiento de delfines y torgugas marinas.
Comentarios:
  • Disqus
  • Facebook ()
comments powered by Disqus
El Área Natural Protegida Complejo Los Cóbanos, en la costa sonsonateca, es la más grande de El Salvador. Con 21 mil 300 hectáreas de extensión es cinco veces más grande que el Parque Nacional El Imposible y el sitio marino con mayor riqueza natural del país. A pesar de los suficientes méritos de la naturaleza para ser protegida, basta un mediodía para percatarse de que el ser humano está lejos de merecer el título de protector de este tesoro nacional.
Publicada el 13 de Febrero de 2012
Publicidad