Regresar al inicio

Tres cabezas distintas para la Secretaría de Cultura en 31 meses de vida

Élmer L. Menjívar y María Luz Nóchez
El Faro / Publicado el 7 de Febrero de 2012

Héctor Samour, el secretario saliente, sustituyó en el cargo a Breni Cuenca el 12 de marzo de 2010, un mes después de que ella había sido destituida por "pérdida de confianza" luego de siete meses de gestión. Cuenca fue nombrada un mes después de que Funes asumiera la presidencia de la República.

Image 8453

La funcionaria que ha dirigido el programa cultural del Ministerio de Relaciones Exteriores se perfila como la nueva secretaria de Cultura, después de que el titular, Héctor Samour, fuera juramentado este martes como viceministro de Educación, según revelaron a El Faro fuentes de la Secretaría y del Órgano Ejecutivo.

Samour sustituye a Eduardo Badía Serra, quien renunció la semana antepasada, y todo indica que al puesto que dejó vacante Samour llegará Ana Magdalena Granadino de Lima.

En julio de 2009, con el nombramiento de Breni Cuenca, la instancia cultural del Estado se volvió una Secretaría de la Presidencia y dejó de ser un Consejo adscrito al Ministerio de Educación.  

Antes de este nombramiento la presidencia realizó un inédito y fallido experimento participativo para elegir Secretario de Cultura: una convocatoria que se realizó el 10 de junio de 2009 a la que acudieron más de 300 artistas para presentar a sus candidatos a ostentar el cargo. Aunque el nombre de Cuenca salió a relucir, la votación la dejó por debajo de José Roberto Cea y Manlio Argueta. Cuenca fue nombrada de manera tardía, un mes después de que el gabinete del gobierno de Funes iniciara sus funciones en junio de 2009. 

En su momento, un sector del mundo cultural interpretó la tardanza y la experimentación fallida como desinterés de parte del presidente por la institucionalidad cultural del país. Siete meses después, esta percepción volvió a aparecer cuando a mediados de enero de 2010 Funes destituyó a Cuenca alegando como único argumento la “pérdida de confianza”, sin dar más detalles a pesar de las múltiples interrogantes que se desataron de parte del sector cultural.

Samour hubiera cumplido el próximo mes dos años como Secretario de Cultura. En marzo de 2010 Samour llegó a Secultura luego de 34 años de trabajar en la UCA, como profesor, jefe del departamento de Filosofía, decano de la Facultad de Ciencias del Hombre y la Naturaleza y director del Doctorado en Filosofía Latinoamericana. Su llegada ocurrió en medio de la polémica de la destitución de su antecesora, el despido y la renuncia de los directores que le manifestaron su apoyo y de supuestos desórdenes administrativos.

Casi un mes después de haber empezado su gestión el ahora ex secretario de Cultura desmintió que existieran intentos de instrumentalizar la cultura, como denunció Cuenca en una entrevista con El Faro luego de su destitución, y aseguró que tenía una comunicación fluida con el mandatario, que además le había dado un voto de confianza para que actuara con libertad y autonomía para hacer los nombramientos que le parecieran pertinentes: “Yo no tengo que estar consultando, no tengo que estar pidiendo permiso de ningún tipo”.

Durante su administración se realizó la renovación del concepto de la red de las Casas de la Cultura, y obras de mantenimiento en el Zoológico Nacional, Parque Saburo Hirao, Museo de Historia Natural y los parques arqueológicos Joya de Cerén y San Andrés. Además se logró la aprobación de la Política Regional de Cultura. La polémica no estuvo ausente y entre los logros de la gestión aparecen en contraste una serie de protestas de parte de los músicos de la Sinfónica Nacional que derivaron en despidos, demandas y reinstalaciones. También se dio el convenio firmado con la editorial sueca Bombadil Publishing que generó una polémica orden de compra por 10 mil libros que provocó la destitución del ex director de la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI) Carlos Serpas, y que casi cuesta una demanda contra Secultura.

Días antes de que Eduardo Badía Serra presentara su renuncia el 30 de enero como viceministro de Educación, empezaron a rondar los rumores en Casa Presidencial, Secultura y el Ministerio de Educación de que el sustituto de Badía sería Samour, a pesar de que hasta la juramentación de este 7 de febrero nunca existió un documento que formalizara su renuncia como Secretario de Cultura. Por el contrario, el 26 de enero se giró una circular interna en la que se aclaraba que no se había promovido este ni ningún tipo de cambios. Sin embargo, esta información se validó con la juramentación en Casa Presidencial de Samour como viceministro de Educación.    

En su último mes como secretario de Cultura, la institución tuvo que afrontar también el escándalo de la destrucción del mosaico que decoraba la fachada de la catedral metropolitana. La Secretaría inicialmente anunció sanciones contra los responsables, pero luego ablandó su discurso y terminó diciendo que iban a conversar con las autoridades de la Iglesia. Lo último que ocurrió fue que el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, dijo este domingo que nadie podía sancionarlo porque, según él, no había violado ninguna ley.

Granadino, cuyo nombramiento aún no se ha hecho oficial pero fuentes de la Secretaría de Cultura aseguran que ya se notificó que su llegada es un hecho, hasta ahora ha dirigido el programa cultural del Ministerio de Relaciones Exteriores, y durante la transición entre Cuenca y Samour fue la designada para hacer las gestiones pertinentes de este proceso. En los años 70 fue la encargada de las relaciones públicas del Teatro Nacional bajo la diercción de Roberto Salomón. Luego fungió como directora de Artes Plásticas del Ministerio de Cultura y Comunicaciones encabezado por Adolfo Rey Prendes, durante los 80. Fue parte de la junta directiva del Museo de Arte (MARTE) y ha hecho currículo como gestora cultural y organizadora de eventos. Cuenta también con experiencia administrativa como directora propietaria de la Sociedad Maquilas Salvadoreñas. Granadino es una amiga cercana y de confianza de la pareja presidencial, cuya boda se realizó en su casa, según han revelado dos asistentes a este evento.

Comentarios:
  • Disqus
  • Facebook ()
comments powered by Disqus