Publicidad

La corrupción que Wil Salgado vio en su paso por tres partidos

El cuatro veces ganador de la alcaldía de San Miguel cuenta cómo el pedecista Rodolfo Parker quería que dispensara impuestos a la empresa que representaba, cómo el pecenista Elizardo González Lovo le pedía favorecer a las empresas de Roberto Carlos Silva Pereira, y cómo el arenero Antonio Saca le pidió que hiciera campaña sucia contra Ana Vilma de Escobar para eliminarla como candidata a vicepresidenta. En estos 11 años en el cargo no le faltaron ganas de golpear a alguno de los dirigentes y, una vez, amenazó con "romperle el hocico" a otro.

Jimena Aguilar y Sergio Arauz

 
 

El alcalde migueleño Wilfredo Salgado sostiene que cuando fue parte de los partidos Demócrata Cristiano y Conciliación Nacional (PDC y PCN), los dirigentes de estos lo presionaron para que cometiera actos de corrupción. Asegura que cuando integraba el PDC, el secretario general, Rodolfo Parker, le insistía en que beneficiara a empresas cercanas o vinculadas a miembros del partido -incluido él-, mientras que cuando estuvo en el PCN, varios dirigentes intentaron convencerlo de que la alcaldía otorgara contratos a empresas propiedad de miembros del partido, incluido el otrora diputado pecenista Roberto Carlos Silva Pereira. Silva Pereira eventualmente fue acusado en El Salvador por corrupción y lavado de dinero, y en Guatemala le imputan el asesinato de tres diputados del partido Arena.

Salgado está ejerciendo su cuarto mandato consecutivo como alcalde. Desde 2000, cuando ganó con el PDC, ha pasado también por los partidos Arena y el PCN. Ahora viste la camisa de Gana y por ese partido competirá en la elección de 2012. Sus declaraciones desvelan cuestionables prácticas o situaciones en esas organizaciones y, si fuera cierto -como dicen los políticos areneros- que el expresidente Antonio Saca es la mano que mueve a Gana, Salgado estaría mordiendo esa mano con sus palabras.

Los señalamientos que Salgado hace ahora en esta entrevista, también los bosquejó hace cuatro años a oficiales de la embajada de Estados Unidos en El Salvador. Un memorando firmado por el entonces embajador Charles Glazer usa el término "compinches" para referirse a los potenciales beneficiarios del PCN. El Faro buscó al alcalde para preguntarle sobre aquellos bosquejos y aceptó hablar, plenamente consciente de que una entrevista en tiempo de campaña electoral puede ser útil para cualquier candidato.

El 12 de octubre de 2007, Salgado le relató a un oficial político de la embajada su paso por PDC, Arena, PCN y su segundo acompañamiento con el PDC. Sobre el PDC, el cable describe que el alcalde migueleño, “de manera casual”, acusó al secretario general Rodolfo Parker de presionarlo para “premiar con contratos locales y otros favores económicos a los aliados del político”. Según dice el cable, Salgado dijo que se había negado a acceder a las pretensiones de Parker.

“Salgado afirmó”, según relata el cable 128317 firmado por el embajador Charles Glazer, “que durante su paso por el PCN (2006-2007) rechazó las repetidas demandas de adjudicar contratos municipales a las empresas propiedad de los compinches de la dirigencia del partido, entre ellos las del exdiputado de la Asamblea Legislativa Roberto Silva”. Según dijo Salgado al oficial político, el mismo Silva trató una vez de sobornarlo para que le adjudicaran contratos de obras públicas en San Miguel.

En esta entrevista, Salgado precisa que Parker le pidió retirar una demanda para beneficiar a la empresa de distribución eléctrica CAESS. Estas son sus declaraciones:

Capítulo I: "Elizardo me presentó a Silva Pereira"

(En 2005 Arena se rehusó a llevar a Salgado como su candidato a alcalde de San Miguel para 2006-2009 y el edil terminó renunciando al partido para buscar otra bandera.)

Entonces vine y dije: el único partido que aunque no era de mi agrado pero me podía ayudar porque era la llave del país, era el que tenía a los presidentes de los testículos: era el PCN. Ni modo, me tuve que ir a hablar con Ciro El Grande. 

Me reclutó Elizardo González Lovo. Ahí fue que nació una amistad grande con Elizardo. Arena le dijo a Ciro que no me aceptara en el partido porque quería que me quedara fuera de la jugada política. Sin ningún partido. Pero don Ciro, a última hora, se inventó un viaje para Suramérica y dejó a Elizardo de segundo al cargo, y él fue el que desobedeció a Arena, la paja que hicieron, ¿veá? Después don Ciro dijo que él iba pasando, que no sabía, que ni modo, que ya me habían juramentado y presentado en el PCN. Entonces los areneros se enojaron con el PCN por eso. Corrí con el PCN y volví a ganar.

El problema en el PCN fue que ya empezaron a haber cosas raras. De repente me llevaban al diputado Roberto Silva a cada rato. Era diputado del PCN, era empresario que hacía proyectos en las alcaldías. Ya había oído hablar en otras alcaldías que había proyectos que él no terminaba, y yo soy miedoso a eso, a un constructor que tenga fama de no terminar los proyectos le echo baygón y lo alejo porque no me voy a ir en la colada por un corrupto.

Por no enojar a Elizardo ni a la gente del PCN yo les seguía la corriente y les decía que sí. Que le iba a dar proyectos. Le dije a Elizardo que  estaba bien, que le iba a ayudar, no le prometí. En términos generales él (Silva Pereira) hacía de todo, proyectos de agua potable, de todo. Pero me decían que le diera rápido, entonces les dije:

-¡Nooo! -les dije-. Mire, si al diputado le voy a dar un proyecto grande, vamos a hacer un polideportivo, un anfiteatro como el de la Feria Internacional, un proyecto de 2 millones de dólares. El diputado no es un constructor gatillo que le vamos a dar un proyectito de aguas negras, de adoquinado.

Yo lo hacía para alargar el tiempo. En lo que él hacía la carpeta yo ganaba dos o tres meses. De ahí él terminaba la carpeta y me presionaba:

-Aquí está ya cómo vamos a hacer el polideportivo, ya te tengo el financiamiento en las  cajas de crédito, solo es de ir a firmar.

Lo que hacía era hacerle modificaciones a cada rato. Yo le decía:

-Mire, ahora quiero un techo aquí, una grada aquí, otra grada allá.

Ya con eso, con lo que él se tardaba en modificar la carpeta, yo ganaba más tiempo. No quería tener tantos problemas en el PCN porque ya me habían expulsado de dos partidos. ¡Puya, ya que me expulsaran de otro, de un tercero! Recién entrado al PCN no quería tener problemas o pleitos o algo así. Por eso le seguía la corriente, pero cuando vi que esta gente no entendía que lo que estaba haciendo era dándole mentiras y largas, que no les iba a dar nada, ahí vinieron presiones más serias.

Elizardo me decía que de los proyectos que ganaba el diputado Silva, ayudaba al partido. Me lo decía también Ciro chiquito, no Ciro papá, él nunca me dijo nada. Ciro chiquito me decía que le ayudara (a Silva Pereira), que era buena gente, que él ayudaba al partido y todo eso. Entonces me imaginé que podía haber alguna sociedad entre ellos.

(Los detalles, los montos, el tipo de sociedad entre Silva Pereira, Ciro Alexis Zepeda y Elizardo González Lovo no están claros. Wil Salgado dice que no sabe nada al respecto, que no le interesa y que saber más de la cuenta es un problema. Se limita a decir que el primero en pedirle que adjudicara proyectos a las empresas de Silva Pereira fue González Lovo, y que luego le decían que el apoyo era para la campaña del partido.

El Faro le habló por teléfono a González Lovo para solicitarle una entrevista. Al explicarle sobre los señalamientos del alcalde migueleño, el diputado pecenista aseguró que nunca fue a presentar a Roberto Silva Pereira a Salgado y que nunca hizo petición alguna a ningún alcalde para que adjudicara algún proyecto. González Lovo sostiene que las palabras del alcalde son inventos para que los medios de comunicación le den espacio. Este fue el intercambio vía telefónica con González Lovo:

-Le hicimos una entrevista a Wil Salgado, en la que lo menciona.

-¿Qué pasó con Wil Salgado?

-Lo que dice es que usted, junto con Ciro Alexis Zepeda, llegaban con el ex diputado Silva Pereira y lo estuvieron presionando para que le adjudicara a las empresas de Silva Pereira proyectos en la alcaldía y que él no quiso aceptar.

-¿Cómo puede decir que nosotros lo presionábamos? Esas son de las virgadas de Wil Salgado. Como él es payaso, quiere llamar la atención de los medios y ustedes que se prestan, les anda dando ese tipo de declaraciones. Yo jamás me he metido en problemas de alcaldes. Ni tengo empresas que construyen, ni tengo parientes que construyen, ni tengo en mi récord de diputado hacer ese tipo de peticiones a ningún alcalde, ni para los que están en La Unión ni para ningún otro en todo el país.

-Lo que dijo es que usted le pedía que le diera estos contratos porque con el dinero que ganara Silva Pereira le iban a ayudar al  partido.

-Pues fíjese que no. Vuelvo y le confirmo lo que le digo, esa es una virgada de Salgado, como él es payaso...

-¿Usted nunca fue a San Miguel a presentarle al diputado Silva Pereira?

-No, yo nunca lo anduve presentando. Está loco, ha soñado, de seguro, como él sueña. A veces sueña con la mamá, con otra gente...

-¿Cuál es su relación con el exdiputado Silva Pereira?

-Bueno, pues mire, estoy ocupado, mamita, cuídese, ¿oye?

González Lovo corta la llamada.

Entre 2002 y 2006 las empresas de Silva Pereira, Caminos y Edificaciones S.A. de C.V. y Provecom, ganaron 13 millones 161 mil 967 dólares en proyectos con 16 municipios de todo el país. Desde Santa Ana hasta La Unión. Estas adjudicaciones eran para proyectos de recarpeteo, pavimentación, adoquinadoy construcción de calles. En el papel, las empresas también hicieron parques, mercados, casa comunal, canchas, puentes y proyectos de agua potable y aguas negras.

La primeras sospechas sobre el diputado suplente por La Unión nacieron el 1 de mayo de 2006, día en que tomó posesión como legislador. Silva Pereira llegó al acto en un auto deportivo de lujo, un Maserati negro. De escolta llevaba guardaespaldas que viajaban en una no menos ostentosa camioneta Porsche Cayenne. Meses después la Fiscalía descubrió que según la sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia el grupo familiar del diputado suplente no tenía ingresos que justificaran los inmuebles que poseía, valorados en varios millones.

En septiembre la Fiscalía solicitó a la Asamblea Legislativa el desafuero de Silva Pereira. El ministerio público lo acusaba de lavar cerca de 15 millones de dólares y de manipular procesos de licitación en diferentes alcaldías por medio de sobornos. El legislador suplente escapó y en 2007 fue detenido en Estados Unidos, donde guarda prisión como indocumentado.

En 2009, El Faro reveló cómo el exdirigente del partido Arena Adolfo Tórrez pidió a Silva Pereira 500 mil dólares a cambio de lograr que la justicia salvadoreña le desvaneciera las acusaciones. La oferta quedó para la posteridad en la grabación de una llamada telefónica entre ambos.)

Al diputado Silva me lo presentó Elizardo Lovo. Estaban recién pasadas las elecciones, pero ya estaban ahorrando para las próximas. El hombre era bien amable, bien dulce. Para mí era una persona humilde y nunca me dijo nada. Silva me empezó a presionar cuando vio que solo era paja, paja, paja y no le daba nada, pues.

Es que eran los tres, Silva, Elizardo y Ciro chiquito, ellos andaban juntos.

(El Faro habló con el diputado suplente Ciro Alexis Zepeda Menjívar para que valorara las declaraciones del alcalde. Zepeda Menjívar le aseguró a este medio que él nunca tuvo una relación con el ex diputado Silva Pereira, que solo una vez almorzaron juntos y que él nunca solicitó a los alcaldes que adjudicaran proyectos a empresas del exdiputado.

El hijo del secretario general del PCN incluso retó a este medio para que le realizara una prueba de polígrafo que evidenciara la veracidad de sus palabras. El Faro aceptó la oferta, pero el diputado termino rehusándose a hacer la prueba.)

El diputado Silva ya había hecho proyectos en todas las alcaldías de La Unión del PCN: Conchagua, El Carmen, San Alejo, Bolívar, Santa Rosa, y Moncagua, de San Miguel. Unos ni siquiera existían pero sí habían sido cobrados. Yo lo conocí, lo vi de cerca… yo no podría decir nada de las acusaciones de las drogas. Lo que sí sé es que hacían proyectos con los alcaldes de hasta 600 mil dólares, 800 mil… proyectos que no existían, y agarraban mitad y mitad. Así cualquiera se hace millonario.

En San Miguel el alcalde de Moncagua hizo una calle que no existe y ahí no sé qué paso. Creo que eran como 400 mil dólares. No sé si la Corte de Cuentas ha hecho reparos o qué… También hay otros proyectos en El Carmen, hay unos proyectos de agua de 400, no sé si 500 mil dólares, que solo un pedazo del tanque se hizo y no se terminó, y el proyecto lo pagaron. Así cualquiera se hace millonario.

Eran alcaldes de todos los colores. Cómo se iban a quejar, si él les daba parte del dinero, eran socios. De ahí le vino el problema al alcalde de La Unión de Arena, el del Parlacen, Mario Osorto.

(En noviembre de 2006 Mario Osorto fue desaforado por realizar de forma amañada una licitación de un proyecto de recarpeteo cuando era alcalde de La Unión, con la empresa CED S. A. de C. V., propiedad de Silva Pereira. En Octubre de 2006, la Corte de Cuentas pidió a la Fiscalía que investigara al concejo municipal del ex alcalde por el Partido de Conciliación Nacional (PCN) José Felícito Rivas. Este fue acusado de pagar más de un millón de dólares en cuatro proyectos en los que no se cumplieron a cabalidad los procedimientos de licitación y las obras no fueron terminadas. La alcaldía pagó a 3 empresas de Silva Pereira y de los parientes de este por unas obras que nunca realizaron.)

Es que Silva le hacía proyectos a todos y una vez que yo le dije:

-Mirá, el problema es que vos dejás botados los proyectos y no te puedo dar uno.

-Wilito, no, Wilito, mirá, si eso queda así es porque los alcaldes así lo quieren, ellos me dicen que quieren el dinero y que no les importa el proyecto. Y si ellos lo pagan, yo, ¿qué voy a hacer? -eso me dijo-. Los corruptos son ellos, ellos son los que toman el acuerdo municipal, hacen el contrato falso, hacen la licitación falsa, yo solo me encargo de ejecutar el proyecto, pero tengo proyectos que he terminado, proyectos bien hechos, donde no hay ningún problema. Si yo a vos te puedo trabajar bien y todo legal.

-No -le dije-, de plano te digo Silva, me da temor. Porque si me dejás un proyecto varado yo te voy a zampar preso, te voy a exigir fianza como la ley dice, y si vos no me terminás el proyecto, yo te cobro la fianza. Y con el dinero de la fianza termino el proyecto y me vale madres que la afianzadora te deje en la calle. Te metás a los líos que te metás.

-No, Wilito, si vos querés podemos trabajar limpio. Si vos no sos corrupto, podemos trabajar limpio.

-Mirá, mejor no trabajemos, a mí me huele mal esto -de ahí fue que él ya no volvió a tener comunicación conmigo.

Elizardo y Silva eran amigos. No sé por qué le ayudaba a conseguir proyectos, quizá es la madre Teresa de Calcuta. Socios no eran, no puedo decir que iban mitad y mitad en la ganancia. No tengo un documento, una prueba. Me van a zampar preso. Ellos no me decían que iban mitad y mitad en las ganancias, me decían que ayudaban al partido de las ganancias, eso. Pero yo no sé cuánto ni cómo. Y si era cierto o no era cierto.

Con Roberto Silva hablé después, cuando él ya estaba en Estados Unidos, me habló desde la cárcel, hace cuatro o cinco años, no recuerdo exactamente la fecha. Pero me habló una vez. Me dijo que estaba preparando una defensa, que lo estaban involucrando en cosas de narcotráfico y que él no estaba metido en eso, que él estaba metido en lo de los alcaldes corruptos, él estaba de acuerdo en pagar el impuesto que había evadido… porque tampoco pagaba impuestos por esos proyectos.

Me decía él si yo podía decir que sí lo conocía. Yo le dije que sí, que yo podía decir que lo conocía y que él hacía proyectos con las alcaldías, eso lo puedo decir, eso me consta. Fue breve la llamada. Me dijo que me iba a volver a llamar, pero no me volvió a llamar.

Cuando me puse claro de que no les iba a dar nada empezaron a haber problemas. Elizardo ya no era muy amigo mío, yo era ya un problema, ya no era grato. Don Ciro Zepeda papá nunca me dijo nada. Yo creo que era más entre dos o tres personas. Entonces empecé a sentir diferencias y diferencias. Lo que rebasó el vaso fue… Ciro el grande me enganchó diciéndome que yo podía ser candidato presidencial. Me entusiasmó, ya después me salió con otro cuento… eso no se los voy a contar. No quiero. Me expulsaron, decían que yo le quise pegar a Ciro en un hotel. Mire, ganas tenía, pero él se metió por una puerta y ya no se pudo, pero ganas andaba.

(En junio de 2007 Wil Salgado fue expulsado de las filas del PCN por indisciplina y porque sus aspiraciones dentro del partido no correspondían con las de la dirigencia. El secretario general del PCN, Ciro Cruz Zepeda, declaró que el partido no le podía dar respuesta a las aspiraciones presidenciales del alcalde migueleño. El Consejo Ejecutivo del PCN hizo el anuncio en un hotel capitalino, al cual Wil Salgado llegó para pedirle a Zepeda que le dijera en la cara que lo habían expulsado, pues nadie le había hecho una notificación y él se había enterado por los medios de comunicación. Zepeda se escabulló y evitó un encuentro con el alcalde.)

Capítulo II: El antecesor de Parker quería lucrarse con la basura

La primera vez que estuve en el PDC el secretario general era René Napoleón Aguiluz y el diputado por San Miguel y secretario departamental del partido era Mauricio Hernández. Él fue quien me reclutó a mí para candidato a alcalde. Era mi vecino, todavía vivo a tres casas de su casa. Empezamos a tener problemas con él en las elecciones de 2000 porque me quería poner a la esposa como síndico municipal, a un hermano como primer regidor y a familiares de él en el concejo. Ahí es donde empezó el primer roce con el diputado Mauricio Hernández.

Por eso nos enemistamos en la campaña y no nos hablábamos, él por su lado y yo por el mío. Él luchó para que yo no ganara. Incluso hizo un acto de corrupción bajo porque el único apoyo que me dio el PDC de René Napoleón Aguiluz de aquel tiempo fueron 25 mil colones para el transporte, la comida y el refrigerio de los que están en las mesas (receptoras de votos) y el transporte de la gente que viene de los cantones. ¿Quién mandó el cheque? Me mandaron un cheque a nombre mío con Mauricio Hernández y él falsificó mi firma, lo endosó, lo cobró y se robó los 25 mil colones.

En ese entonces él era diputado, era como chocar con una roca. Tuve que ir al Pollo Campero para comprarle comida a más de mil personas que estaban en las mesas de vigilantes, supervisores y todo eso.

Todavía hizo una jugada política chuca: le vendió mis credenciales de las mesas al partido Arena de aquel entonces, que en ese entonces llevaba de candidato a alcalde a un compadre de Mauricio Hernández, el señor Olme Remberto Contreras. Toda la gente que estaba con chaleco verde en las mesas las había puesto Arena. Desde ese momento pensé que ya había perdido las elecciones y que si había una esperanza era remota porque prácticamente Arena dominaba la mesa.

Gané las elecciones. El diputado Mauricio Hernández, mi jefe político, perdió la vergüenza y me llegó a visitar a la alcaldía. En San Miguel, la recolección de basura es privada, no es pública. Son 14 rutas de recolección de basura. Él llegó como en octubre o noviembre, me dijo que cancelara los contratos cuando vencieran en diciembre porque él iba a traer de Estados Unidos 14 camiones de compactación de basura y que el servicio lo iba a dar él, que yo tenía que pagarle el servicio a él.

Entonces yo le dije que no porque con la recolección de basura yo le daba de comer a 14 familias porque 14 personas ponían un camión cada una y que no consideraba justo que una sola persona se ganara el dinero y quedaran 14 familias sin trabajo. Me dijo que era una orden del partido y que parte de las ganancias de ese pago que haría la alcaldía sería también para ayudar al partido.

Entonces me vine a quejar con el secretario Aguiluz y me dijo que no le hiciera caso, que no sé qué, que no sé cuánto... Como a los ocho días volvió a llegar el diputado Hernández y esa vez casi le doy de trompadas en mi oficina de la alcaldía porque me llegó a decir que tenía que descontarle 100 colones de cuota de partido a los jefes y 50 colones a cada empleado de la Alcaldía. Son como 500 empleados en la Alcaldía de San Miguel. Todo eso iba a ser cuota para el partido. Ahí fue cuando me enojé. Se me salió la mala palabra:

-¿Sabe usted, diputado? Usted tiene inmunidad para que no lo metan preso, pero su inmunidad no le alcanza para que yo no le rompa el hocico o le quiebre los dientes o le zampe una trompada. ¡Se sale de mi oficina ahorita mismo o lo saco a patadas!

Y lo corrí. Desde ahí fue mi amargura en el partido... Yo no soportaba a ese tipo porque me... El diputado Hernández también quería que corriera a todos los jefes porque eran puestos de confianza y pusiera a gente de él y del partido en la jefatura. Solo malacates andaban con él, hubieran asaltado la alcaldía si hubieran entrado. Entonces me vine a quejar con René Aguiluz y le dije:

-Mire, don René, yo no soporto, ya no aguanto a Mauricio Hernández. Quiero que me ayude.

Él me dijo que cuál era el problema, que le explicara.

-Mire -le dije yo-, es que fíjese que él quiere las 14 rutas del aseo, quiere que yo le descuente a los empleados, quiere que todas las jefaturas las despida y él poner gente de él en la alcaldía y yo no estoy de acuerdo.

-¿Y cuánto gana cada camión? -me dijo.

-Bueno -le dije yo-, parece que a cada camión le quedaba de ganancia como 10 a 15 mil colones al mes.

-Púchica -me dijo-, o sea que son como 150 mil colones en 10 camiones al mes. Bueno, mirá, decile a Mauricio Hernández que a partir de este momento que no sea abusivo, que no se meta contigo, que le queda terminantemente prohibido tocar el tema de los camiones de la basura.

-Gracias, licenciado -le dije yo. Contento, le di la mano. Y entonces él dijo:

-Y decile a ese abusivo que a partir de este momento los camiones de la basura los voy a manejar yo.

"¡Tu madre!", pensé yo, jajajaja... Se lo juro. Y yo le dije que si era en serio.

-Sí, los voy a manejar yo -me dijo.

Entonces ahí prácticamente… le falté al respeto al secretario general, le dije que era un hijo de su pinche madre también y me expulsaron del partido y la razón que pusieron en la expulsión fue: por faltarle al respeto a las altas autoridades del partido. Le saqué su madre, lo putié todo. Desde ese día quedé casi un año sin partido. Puse un rótulo allá por el estadio Charlaix que decía: Wil Salgado, alcalde disponible. Puse mi teléfono.

(Oficialmente, Wil Salgado fue suspendido del partido durante seis meses bajo el cargo de derrocar a las autoridades de ese entonces. Reingresó el 10 de abril de 2002, pero cuatro meses después renunció porque el directorio del PDC, gobernado en ese momento por el fallecido René Aguiluz, le negó la candidatura a la reelección por la comuna de San Miguel. Desde ese momento ya estaba considerando la posibilidad de entrar a Arena. El 23 de agosto del mismo año, El Diario de Hoy consignaba declaraciones del diputado Mauricio Hernández en las que desmentía las acusaciones del alcalde, que denunciaba imposiciones de familiares de Hernández en el concejo migueleño: “No es cierto”, dijo Hernández a El Diario de Hoy.)

Capítulo III: "Saca me enganchó para que dijera cosas feas de Ana Vilma"

Entonces me pasé para Arena. Don Archie Baldocchi me reclutó y el único requisito que le pedí es que me protegiera de los mismos areneros. El peor enemigo en Arena son los mismos areneros, le dije. Él me dijo que me iba a proteger hasta el día que él muriera, siempre y cuando yo no me metiera en un acto de corrupción, como violar a alguien, robar, matar. El problema es que a los seis meses se murió y quedé en manos de los pilluelos de Arena. (Baldocchi murió el viernes 20 de junio de 2003).

En ese momento la dirección era el súper Coena, el Coenazo empresarial. El primer error que cometí en Arena fue que quería votar por mi contrincante, Nelson López, del PCN. Marqué por él, dije que votaba por él porque me daba lástima, que ni su mujer iba a votar por él.

Le dije al director departamental de San Miguel, Abilio Bonilla, que yo quería votar por mi contrincante porque me había ofendido mucho en la campaña. Me dijo que en ningún momento fuera a hacer eso y que era una orden del partido, que me ordenaba estrictamente que no fuera a votar por el PCN, porque en ese tiempo iba Nelson con el PCN. Entonces le dije:

-Vos no me podés ordenar a mí, si el voto es mío, chis, yo se lo puedo dar a quien quiera.

-No -me dijo-, no vayás a hacer esa estupidez porque eso puede generarnos un problema en todo el país... ¿que no ves que hasta podés perder las elecciones porque tu misma gente va a decir que si vos mismo no votás por vos, no tenés la seguridad de ganar?

-Mirá -le dije-, a mí me vale lo que pase, pero yo voy a votar por ese güey y voy a decir esto.

Entonces le habló a los del Coena y les contó la locura que supuestamente yo quería hacer. Don Archie ya estaba en Houston, hospitalizado. Me habló desde su cama. Me duele haber hecho lo que hice porque el viejo fue buena onda conmigo y fue sincero y derecho, nada de picardía. Él nunca decía una mala palabra, ni alteraba la voz, pero ese día me habló bien bravo.

-Bueno, está bien -le dije yo. Pero yo le dije está bien porque él estaba en la cama, estaba en el hospital. Se va a morir este viejito, dije yo, y a mí me van a echar la culpa-. Está bueno, don Archie, no lo voy a hacer. 

Me hablaron los del Coena empresarial y también les dije que no lo iba a hacer y solo terminé de colgar con ellos y me fui a votar por aquel. Por esa muestra de desobediencia me pusieron que era un macho sin riendas y que no le hacía caso a nadie. ¡El macho sin riendas me pusieron! Entonces fue que me odiaron a muerte. Desde ahí ya la tuve prieta con Arena.

De ahí que vino la campaña presidencial de Tony Saca, yo era alcalde ya de Arena. Y viene Tony Saca y me engancha, él quería llevar a Silvia Aguilar de vicepresidenta, no quería llevar a Ana Vilma de Escobar. Y ella había sido funcionaria en el Seguro Social en ese tiempo y se le habían hecho unos problemas internos que no había podido controlar. Y Tony me dice que le hiciera un favor, que le pegara un pellizcón a Ana Vilma de Escobar.

Di unas declaraciones al periódico. Ahí las pueden buscar. Que ella había sido incapaz de resolver los problemas del Seguro y que cómo iba a ser capaz de ser vicepresidenta, pero porque Tony me enganchó. El lío es que después ella quedó de vicepresidenta y ganó.

(Ese "pellizcón" del que habla Salgado lo registró La Prensa Gráfica en febrero de 2004. El alcalde dijo que la candidata a la vicepresidencia debía renunciar y que había mejores cartas para la candidatura. “Que diga que tiene un ataque de uñas”, ironizó entonces sobre Ana Vilma de Escobar, en un guiño de apoyo a la candidatura de Silvia Aguilar, ahora dirigente del partido Gana, el mismo al que pertenece ahora Salgado y por el que competirá en marzo de 2012.)

Me enganchó para que dijera cosas feas de Ana Vilma y que el Coena no la pusiera. Un alcalde, que en ese momento era el alcalde más grande de Arena en El Salvador y vengo yo de menso y le hice caso a Tony. El lío fue que me eché de enemiga a Ana Vilma, y a la familia Poma y a todos los padrinos de Ana Vilma de Escobar. Después me querían decapitar. Me expulsaron de Arena. Me sacaron de Arena.

Eso me costó haberle faltado el respeto a Ana Vilma de Escobar, a quien todavía le pido disculpas porque no debí haberlo hecho. Espero que pongan esto, que le pido disculpas, porque es mujer, era yo novato en política y no debí dejarme dar paja. De ahí me vino la debacle en Arena y me expulsaron. No solamente me expulsaron del partido, sino que me querían hacer tamales para meterme preso porque me querían relacionar con supuesto contrabando de mercadería y yo nunca en mi vida he importado.

Nunca he traído un contenedor de fuera de otro lado. Entonces, ¿cómo puedo ser contrabandista si nunca he importado un pinche contenedor? De ahí me andaban relacionando con evasiones de impuestos y me echaron al Ministerio de Hacienda en mi negocio y no encontraron nada. De ahí me echaron a la Corte de Cuentas a matar, que me escaroleara la alcaldía, que buscara lo que no existía. Tampoco me pudieron encontrar nada. Entonces, cuando vi yo que me andaban acosando, incluso mandaron un jefe policial trasladado a San Miguel solo para que me hiciera la camita para meterme preso. Solo para que me fregara a mí. Un William Noé Rosales Santillana. 

(Cuando se le pregunta si todo esto que está diciendo que ocurrió durante la presidencia de Antonio Saca no le podría acarrear problemas en su nuevo partido Gana, ya que muchos aseguran que el expresidente está detrás de esta organización, Salgado dice que no lo cree porque los une una fuerte amistad).

Con Tony ahora somos bien cheros. Después de todo lo que pasó, somos bien cheros. Porque antes de que él fuera candidato presidencial ya éramos cheros. Hasta lo fuimos a buscar con don Archie Baldocchi para que fuera el candidato a alcalde por San Salvador y no aceptó, ja, ja, ja... Eso sí, en esa visita nos regaló como 20 mil colones en publicidad. Dijo que mejor nos regalaba publicidad, pero no aceptó la candidatura Tony Saca a alcalde por San Salvador. No sabía yo que tenía pensado… él andaba metido en la liga más grande, no para alcalde de San Salvador.

(El 3 de mayo de 2005 la comisión evaluadora departamental de Arena anunció que no llevaría a Wilfredo Salgado como candidato para alcalde de San Miguel en la elección de 2006, alegando que su decisión la había tomado únicamente a partir de lo que mostraban las encuestas -que supuestamente favorecían otros nombres- y debido a las críticas que el edil había hecho a Arena. Salgado respondió que evaluaría si se retiraba de la política o si cambiaría de partido. 10 días después anunció su renuncia al partido).

Capítulo IV: "Parker me pidió que no le cobrara $114 mil a CAESS"

(El PCN expulsó a Wil Salgado a mediados de 2007 y eso le generó la ilusión de competir por la elección presidencial de 2009 con esa bandera. El PDC, ya con Parker como secretario general, lo fichó para la elección de 2009, cuando ganó su cuarto trienio consecutivo. La historia con el PDC liderado por Parker empezó bien…)

Mire, Parker fue una dulzura durante un  año, por decirlo así. De ahí empezó con sinvergüenzadas y triquiñuelas. Al honorable Parker -eso es lo que dice, que es honorable-, le puse una demanda y le embargué una cuenta a CAESS, S.A de C.V, Compañía de Alumbrado Eléctrico de San Salvador, Sociedad Anónima de Capital Variable. En ese tiempo, en San Miguel no era CAESS. Ellos debían impuestos casi por 114 mil dólares a la Alcaldía de San Miguel. Eran impuestos viejos, de entre 1996 y 1998. Fue un cambio, CAESS vendió a la Empresa Eléctrica de Oriente, entonces no se hacía cargo de los impuestos municipales. Un solo chanchullo armaron entre ellos. Yo le metí un embargo a la CAESS en ese tiempo y le juro que no sabía que el apoderado legal, el abogado de la CAESS y de la CEL era Rodolfo Parker.

(La relación entre Rodolfo Parker y las empresas de electricidad apareció reflejada en los medios de comunicación desde octubre de 1999, cuando El Diario de Hoy publicó declaraciones del ahora secretario general del PDC defendiendo la tesis de que las alcaldías no tenían derecho a cobrar impuestos por instalación de postes a las empresas de distribución de electricidad. " "Los argumentos de las alcaldías, que a todas luces no son válidos, deben ser discutidos abiertamente", dijo Parker, quien representa a tres compañías distribuidoras de energía eléctrica: Empresa Eléctrica de Oriente (EEO), Compañía de Alumbrado Eléctrico de San Salvador (CAESS) y Distribuidora Eléctrica de Usulután (Deusem)", cita la nota de El Diario de Hoy. En el expediente judicial del caso no aparece el nombre del abogado y notario Parker. 

La querella que cita el alcalde de San Miguel inició en octubre de 2006, cuando el tesorero de la comuna de San Miguel pidió al juez primero de lo civil el embargo de las cuentas de la compañía de distribución de electricidad. El juez admitió la demanda y congeló las cuentas de la empresa. Pero la siguiente instancia falló en contra de la alcaldía.)

Cuando puse la demanda no sabía... aunque lo hubiera sabido siempre la hubiera puesto. A mí no me interesaba si se contentaba o enojaba, lo que yo quería era cobrar los impuestos. Cuando puse la demanda y embargué una cuenta a la CAESS, él llegó a visitarme a San Miguel personalmente, me dijo que él era el abogado. Me dijo que él era el apoderado legal de la CAESS, que le daban un buen salario, la misma paja, que de ese dinero, de ese salario, de eso mantenía al partido. Eran 10 mil dólares mensuales. Me dijo que retirara el embargo.  Y yo le dije que no, que no lo iba a retirar, me dijo:

-Mirá, Wil, se va a ver bien feo que el secretario general del PDC esté peleando en una demanda con el alcalde del PDC. -Eso me dijo.

-Mire -le dije yo-, no me importa cómo se vea, pero usted pelee por sus tortillas y yo por las mías. Si usted quiere que retire la demanda, doctor, pues no la voy a retirar, aunque usted sea el secretario general del partido, aunque me cueste la salida del partido, aunque pase lo que pase, me vale madres, no la voy a retirar. Gáneme en los juzgados y si me gana en los juzgados, pues ni modo. Ya contra una resolución de un juez o la Corte yo no puedo pelear. Y me dijo:

-Mirá, Wil, no seás tonto, vos podés ganarme en los juzgados, yo voy a apelar a la Corte, varios magistrados que están en la Corte son cuota mía, yo los he puesto ahí, así que cuando vaya el caso a la Corte allá te voy a ganar, ahorrémonos este pleito, retirá la demanda -me dijo.

-No -le dije-, no la retiro, allá nos vemos en la Corte. Allá gáneme, y si me gana a las cabales, pues me quito el sombrero y le doy la mano, doctor. Pero si le doy verga -con esa palabra- en el juicio, entonces quítese la mano usted y me la da a mí.

¡Bien molesto se fue! Pasamos varios meses en ese pleito, y cabal, en la Corte Suprema me ganó el caso.

Si me pegó una gran regañada la Corte Suprema por andar haciendo eso, si me condenó a no cobrarles, no podía cobrar la alcaldía. A lo que quiero llegar es a que me ganó el hijuesumadre, eso sí…

Él se enojó, la empresa eléctrica como le tuve el pleito cuatro meses, o tres, se indignaron con él, le dijeron cómo es posible que el secretario general del PDC no pueda dar órdenes a un alcalde del PDC, no sé qué explicación dio él a eso, pero lo despidieron de la empresa eléctrica. Lo quitaron de apoderado legal, ahí sí se enojó conmigo fuerte, me dijo que por mi culpa había perdido eso 10 mil dólares de salario que ganaba como asesor. De ahí me empezó a hacer la camita, mandó a Guadalupe Martínez a cambiar directivas, a poner gente de ellos, ahí entendí que me iban a quitar. De hecho, no tardó mucho, me expulsaron otra vez.

(En el cable que la embajada de Estados Unidos en El Salvador envió al Departamento de Estado, relatando una reunión entre el asesor político de la embajada y Wil Salgado el 12 de octubre de 2007, se menciona que llegaron a las acusaciones que dieron pie a esta entrevista cuando le preguntaron a Salgado por qué había cambiado su afiliación partidaria tantas veces. Salgado le respondió a la embajada que su salida de los partidos PCN y PDC se debió a que se rehusó a participar en actos de corrupción.

En el caso del PDC, el alcalde migueleño aseguró frente al oficial de la embajada que el secretario general del PDC lo presionaba constantemente para favorecer a sus aliados políticos. "Salgado también mencionó de manera casual que el actual líder del partido PDC Rodolfo Parker lo presionaba regularmente para que concediera contratos municipales y otros favores financieros a sus aliados políticos", se lee en el memorando.

El apoderado legal de la Alcaldía de San Miguel, Samuel Pineda, aseguró a El Faro que el pleito legal lo ganaron las empresas sin argumentos de fondo. Dijo que perdieron el caso porque el juez determinó que no es lo mismo “Compañía de Alumbrado Eléctrico de San Salvador” que “Compañía de Alumbrado Eléctrico de San Salvador, S.A de C.V.”

El Faro remitió la semana pasada a la oficina de Parker una copia de los señalamientos de Wil Salgado en su contra. También la hizo llegar a la oficina de comunicaciones de la bancada legislativa, con la que se gestionó una respuesta del legislador. El equipo de prensa dijo que Parker estaba fuera del país y que intentaría que respondiera vía correo electrónico. Este lunes 10 de octubre el diputado respondió a los señalamientos hechos por el alcalde:

-Con todos los alcaldes que he trabajado en el PDC he cosechado una relación de amistad y compañerismo. Con Wil Salgado es el único que no. Es totalmente falso lo que dice, yo nunca he pedido ese tipo de favores a mis alcaldes. Yo creo que hay una extraña coincidencia entre el partido al que pertenece el alcalde y la sociedad con el partido de gobierno.

El Faro preguntó a Salgado por qué si algunos de estos señalamientos podrían incluso ser delitos no acudió a la Fiscalía a denunciarlos, el alcalde respondió que no lo hizo porque no confía en el Ministerio Público y no sabe los alcances del poder de Parker.)

Hubo como cinco veces más, no los puedo decir ahorita, mejor después... es que usted todo me quiere sacar de un solo... Ya otra vez, cuando necesite salir en los medios, me vuelve a entrevistar.

En el pueblo decían: "A la Guardia querés amarrar". ¿Cómo lo voy a meter preso? Tienen que hacer un antejuicio, no está fácil... Si tiene amarrada a la Corte Suprema, no sé cómo estará de amarrada la Fiscalía. ¿Para qué quiero salir regañado como salí con la Corte Suprema? Mejor la aguanto. Si me lo ordenan, sí voy, pero no quiero.

Publicidad
Publicidad

 CERRAR
Publicidad