Nacionales /
“Saca y René Figueroa me pidieron que renunciara a la candidatura de 2006”

El alcalde de San Salvador finalmente cuenta la verdad: en 2005, en la campaña interna por la candidatura a la alcaldía, se retiró porque la dirección arenera lo presionó. Antes había dicho, repetidas veces, que se había retirado 'por razones personales'. Ahora, con un Antonio Saca ya expulsado del partido, se atreve a señalarlo. Quijano admite que está en una situación difícil, y aunque se rehúsa a hablar directamente de la crisis de su partido, lamenta la debilidad en que quedó tras la ruptura de octubre pasado.


Fecha inválida
Daniel Valencia Caravantes y Óscar Luna

Alcalde Norman Quijano. Foto Archivo
 
Alcalde Norman Quijano. Foto Archivo
 

En esta coyuntura en la que su partido se está resquebrajando, ¿qué le exige usted a Arena?
A todos nos exige transparencia y honradez. Y espera de mí que siga trabajando como lo he venido haciendo estos ocho meses.

¿Exige lealtad?
Es un elemento de primer orden en un instituto político. Fuimos el único concejo municipal que hemos expresado lealtad al Consejo Ejecutivo. A mí me gusten o no las decisiones, yo siempre expresaré mi lealtad. Así se lo escuché al mayor (Roberto d´Aubuisson). Él decía que valía más una onza de lealtad que un kilo de no sé qué cosa. Cuando se dieron las elecciones internas de 2006, que quedé fuera, respeté la decisión.

¿Ahora sí se atrevería a decir quién lo frenó en 2006?
La dirigencia del partido de entonces me pidió que renunciara a la candidatura. Fue una decisión que me golpeó en todo sentido.

Para que quede claro: a la cabeza de esa dirección estaban René Figueroa y Antonio Saca.
Ellos eran la dirigencia y me dijeron que preferían que siguiera de diputado. Y seguí de diputado, en un puesto que no era fácil: me pasaron del segundo puesto al quinto. Los que quedan siempre son los primeros cuatro, pero me dejaron en la antesala.

Si a usted le pasó esto, ¿cómo califica a los desertores que aparentemente por menos se han salido del partido?
He querido sustraerme del conflicto interno.

¡Pero ahora usted es el principal funcionario del partido! Su voz algún peso tiene.
Le faltaron a los ciudadanos que votan por la bandera, por el ideario, por la ideología, por la plataforma legislativa. Esos ciudadanos justamente han de sentir algún nivel de frustración.

¿Esto es grave para Arena?
De alguna manera tiene que resentir esta actitud. En este tema he demostrado mi lealtad hacia el partido, he pedido a los alcaldes que he podido que guarden lealtad al partido, que no vayan a traicionar el ideario del mayor (Roberto d´Aubuisson). He dicho que voy a morir en mi partido y que cuando ya no pueda servirle me voy a retirar y voy a dejar de ser político.

¿Qué piensa de las declaraciones de Antonio Salaverría, quien dijo que Saca debería formar parte de Arena?
Es una valoración de don Antonio Salaverría como la pueden tener Roberto Murray Meza o Mario Acosta. Me mantengo al margen de entrar en esa situación. Si doy una declaración luego viene la respuesta y no tengo tiempo para estar administrando diferencias internas de mi partido. Escaso tiempo me queda para administrar esta ciudad con tanto compromiso que he asumido. Prefiero centrar mi energía y esfuerzo en asumir.

¿Su partido acepta que su principal carta se desligue de esta coyuntura?
Creo que mi partido debería estar satisfecho con que mantengo la lealtad a la dirigencia. No me pidas que opine que estoy a favor de Paco o de Fredy o de Tony porque no voy a entrar en esa corriente. Yo asumí un compromiso y mi lucha es ver hasta dónde saco adelante mi compromiso. Si me voy a reelegir, los capitalinos y mi partido lo decidirán.

¿Para Arena es mejor o peor que esta gente se haya salido?
Je, je, je. Es la misma pregunta que no voy a responder. Les pediría comprensión. Estoy en una posición privilegiada, soy la máxima autoridad de Arena en manejo de asuntos públicos, y necesito abrir canales de comunicación con actores privados, iglesias, ONGs, partidos políticos, cooperación internacional. Yo tengo megaproyectos en los que necesito apoyos de todas las fuerzas políticas.

¿Tiene el apoyo de estos megaproyectos de parte del Ejecutivo?
Fui comunicado de que había existido una comunicación con el presidente de la República, donde había habido un compromiso de que esos megaproyectos iban a ver cómo se apoyaban. Pero ese compromiso era también porque había una bancada de 32 diputados (areneros) que tenían la llave de la mayoría calificada. No sé hasta adónde quedó ese compromiso.

Y la debilidad de Arena ya no negocia nada.
Y voy a ir más allá: la llamada fue de alguien a quien respeto mucho y a quien considero mi mentor en política y me dijo: hemos hablado con el presidente Funes -creo que los ex presidentes hablaron- y hay una buena recepción, en principio, para tus proyectos. Estamos hablando de otro escenario. Si Arena me pudiera hacer ese favor a mí –como lo hizo el FMLN con doña Violeta, cuando condicionaron un préstamos por 70 millones si daban 10 para San Salvador- y dicen: no apoyamos ese endeudamiento externo si no le dan 10 millones a Norman, te aseguro que me los dan. Y con 10 millones yo meto tres mercados. ¿Pero puedo exigir –o esperar- que Arena tenga fuerza con 19 diputados?

¿Qué futuro le depara a Arena para 2012?
Arena se va a recuperar. El partido sacó, entiendo, 1 millón 200 mil votos. Y yo no sé cuántos (votos) están en Gana. Un diputado por San Salvador, si no mal lo recuerdo, equivale a 30 mil votos. ¿Cuántos se fueron de San Salvador? ¿Guillermo Gallegos y quién más? ¿Cuánto vale un diputado de Ahuachapán? ¿8 mil votos? Pero la inmensa mayoría, aunque ve la situación con preocupación, sigue en Arena. Pero nadie puede decir que Arena se ha desmoronado. ¿Que tiene la obligación de salir de esta crisis interna? Sí. Cuando sucedió la ruptura con el ex presidente Saca, yo dije –citando a un autor- que no había tarea más urgente en una democracia que saber detectar a tiempo el surgimiento de un tirano. ¿Cómo se llama ese tirano? Ustedes pregúntense. Será el que pueda surgir en 2014 si la derecha sigue en esta situación.

¿Detrás de “esta situación” está el ex presidente Antonio Saca?
¿Qué te quiero decir cuando soy leal a la dirigencia del partido? Implícitamente estoy diciendo que comparto la decisión. 

¿Norman Quijano diputado no es el mismo Norman Quijano alcalde?
Ya no soy el diputado confrontativo que mirabas en la Asamblea Legislativa.

Tanto que en algunas cuestiones ha cambiado su punto de vista. Por ejemplo, Mides.
Qué bueno que lo preguntas porque hay gente que dicen que tengo doble discurso. ¡Y yo no tengo doble discurso! Mides cambió de dueño y yo he venido a una institución que tiene heredado un contrato dañino. Mides fue contratado por Héctor Silva con un contrato que dura hasta 2017, y estoy en 2010.

Que ahora es funcional, según entiendo.
Nunca cuestioné la parte técnica de Mides. Yo lo que critiqué es por qué no hicieron licitación pública y dieron de un solo 62 millones de dólares. Otro ejemplo: a mí me hablan de Mides la semana pasada y me dicen: o me paga 250 mil dólares o Mides está cerrado. Cuando vine a sentir ya lo habían cerrado. Le debíamos la última quincena de noviembre y la primera de diciembre y para enero ya me lo habían cerrado. ¿Sabes por qué? Porque el contrato fue lesivo. Se comprometieron a pagar cinco días después de presentada la factura. Todo el contrato favorece a Mides y ahora yo he pasado a ser de los que se lamentan, como el alcalde Carlos Ruiz, la alcaldesa de Apopa, y el alcalde Ortiz. Los alcaldes anteriores comprometieron al COAMSS por 20 años. ¿Puedo cambiar el contrato, si en el COAMSS, de Arena solo estamos la alcaldesa Navas, la doctora Wanda de Nejapa y tu servidor en San Salvador? No tengo fuerza. Irresponsable sería si quisiera hacerlo. No tengo alternativa. ¿Adónde voy a ir a botar basura?

Su partido también fue uno de los principales promotores de que los patronos exigieran la prueba de VIH a sus posibles empleados. Ahora, como alcalde, usted participa de una campaña de concienciación a favor de los portadores. ¿Cómo se entiende eso?
Arena votó por esas reformas al Código de Trabajo y yo también. Como profesional de la salud te voy a dar mi explicación. Yo me dediqué a la cirugía maxilofacial y endodoncia. A saber cuántas veces me pinché con las agujas y bendito sea Dios operando nunca me corté. Yo era de la opinión que si un médico, un profesional de la salud, estando en contacto con fluidos y con sangre, tuviera que estar, como mínimo, exento de VIH. Sin embargo se dio la discusión, había acondicionamientos de la OPS y de la OMS y al final dijimos “bueno” y votamos.

¿No hay doble discurso?
Esa fue mi posición, no la niego. Pero al final votamos porque no se exigiera esa prueba. Yo decía: que se exija en aquellas profesiones de alto riesgo. Un médico, por ejemplo. Pero no estaba de acuerdo con que se le exigiera a una señora de la maquila. Nada que ver.

Otro ejemplo: en la Asamblea Legislativa usted fue de los diputados que defendió con más fuerza la libre circulación de armas de fuego en manos de salvadoreños. Ahora vemos, en esta alcaldía, una campaña de veda de armas. ¿Cómo se explica esto?
Nunca hablé sobre ese tema en la Asamblea. Me preguntaban marginalmente. El tema lo manejaban 'el ojudo' Angulo y no sé quién más, en la Comisión de Seguridad. Si me preguntaban, fiel a mi fracción, obviamente iba a decir que lo apoyaba. Insisto: la decisión de Arena era que no convenía.

¿Entonces no estaba de acuerdo?
Cómo no. Lo que pasa es que me decís que yo era de los principales voceros. No me critique a mí por apoyar una decisión de mi partido. Si en ese momento me dicen: vos no podés ir con tu arma a tu finca, quizá no vuelvo a ir. Yo me meto kilómetro y medio para llegar a mi finca, en una zona donde asaltan.

¿Y cuál es la lógica de esta campaña, entonces?
Porque yo escogí tres ejes: limpieza, orden y seguridad.

¿Eso significa que Arena se equivocó en este tema?
Si querés equivocación… o no. El punto es que yo estoy en otro escenario. Si mi partido –acabo de hablar de lealtad- me dijera “no estamos a favor de la veda de armas”, les diría: lo lamento. Yo prometí orden, limpieza y seguridad.

Hablemos de sus promesas de campaña. ¿Qué ha hecho en estos ocho meses?
No debería ser yo el que haga su propia valoración. Nos han dado una nota que nos satisface. No ha habido un tan solo eje de acción en el que no hayamos tenido un avance. Claro, en unos más que en otros. La ciudad ha tenido una gran transformación visible y audible: los pasos a desnivel, las zonas verdes, los espacios públicos los hemos recuperado.

¿Cómo se mide lo que ha hecho por la limpieza?
Nos ha aumentado la factura de Mides, que es donde podés medir lo hecho en la recolección. Si andaban por un límite de 400 y 500 toneladas, ahora Mides dice que entran 550, 600 toneladas. Estoy recogiendo más. Tenemos nuevos camiones, salió licitación pública, la hizo la autónoma de desechos sólidos. Compramos cuatro camiones, potentes, de los mismos que compró Armando Calderón Sol y que son los que nos están sirviendo, veinticinco y pico de años después. Fue una erogación de 360 mil dólares. La idea mía es comprar unas cuatrimotos para que recolecten focos de basura pequeños en lugar de un camión de tres toneladas. Lo vi en Montevideo, en Punta del Este y en Bangkok.

¿Esa es una de sus grandes apuestas?
Bueno, la parte educativa. Con participación ciudadana tenemos un programa apoyado por Diario El Mundo, con publicidad y camisetas para la gente que sale a recoger la basura. Ahora, debo admitirlo que hay lugares en donde ha sido un rotundo éxito; y otros, en los que la gente dice “bárrame”. En La Vega, por ejemplo, tuvo un 10. Estamos entrando a las escuelas ubicadas en los distritos cinco y seis. Hemos puesto 500 basureros, cubriendo las zonas más críticas, los ejes preferenciales… Queremos poner mimos para (hace mímica) que indiquen a la gente que boten la basura en los basureros.

¿Los camiones chinos de la ex alcaldesa realmente no funcionaron?
No. Estamos viendo si rehabilitamos uno para ocuparlo como pipa de agua. Hay otro que ven si lo ocupan como grúa. El sistema hidráulico, que es muy pequeño, falló como a los tres meses de adquiridos. Fue una inversión de casi 2 millones… yo he gastado 360 mil dólares para cuatro camiones, ¡y andá a ver qué camiones! La alcaldía la he encontrado con 35 camiones en servicio y pasan más en taller que en servicio. Por eso, hasta este día, Mides, aparte de recolectar la basura del distrito tres, nos alquila cinco camiones más porque no tengo camiones.

Hablemos de orden.
Dos puntos: el tema medular de la alcaldía se centra sobre las finanzas. Yo ya no quiero responderle a los proveedores y he delegado un asesor para que este resuelva todas las peticiones de cobro retrasadas. Heredamos una deuda en quedan de 2 millones de dólares, que ya la hemos superado, pero tenemos nuevos acreedores. Heredamos también 4.5 millones que ocuparon el gasto corriente para pagar salarios, y una lista de más de 100 proyectos licitados entre el 18 de enero –cuando perdieron- y el 1 de mayo. Todos esos proyectos me los reclaman las comunidades. En comunidades vamos a invertir 5 millones sin incluir los fondos FODES. Atender la deuda pública me significa 6 millones 300 mil dólares al año. El segundo punto: mantuvimos en Navidad las plazas eliminadas de ventas. Ese es orden también.

¿En ordenar plazas y chapodar El Salvador del Mundo se resumen ocho meses de gestión?
No. Nuestra aspiración va a recuperar el centro de la ciudad, como dije, de forma progresiva, gradual. Yo no soy supermán para hacerlo en tres años. Estamos buscando financiamiento para construir el mercadito Libertad. Debo aclarar que del Ejecutivo nunca me respondieron a la petición de que me dieran el cine Iberia, el México, que están abandonados, son concentraderos de vagos. Estamos rehabilitando 800 puestos en todos los mercados de la ciudad. Y tenemos el proyecto de limpiar la Juan Pablo, pero se nos truncó la negociación. Pero, como lo dije también, mi compromiso es reubicar vendedoras si les doy alternativa. Si no les doy no las voy a ir a quitar.

¿En qué etapa está la recuperación gradual del centro? ¿O siguen diagnosticando el problema?
No. En este año tenemos que poner la primera piedra del primer mercado. El FMLN construyó un mercado en 12 años, aclaro. Arena los reconstruyó todos con Armando Calderón Sol. Mi compromiso es luchar por construir mercados, pero para eso tengo que superar las finanzas de las alcaldías. Si tuviera un superávit de 10 millones ya te saco licitación pública porque ahí tengo predios. Entonces, con un mercado, ya no hay alternativas: o entran o entran.

¿Cómo encontró las finanzas de la alcaldía?
Aquí campeó a sus anchas la corrupción. Aquí hay 24 mil vallas, rótulos, y solo me pagan impuesto 400. Ya lo rastreamos. ¿Y sabes qué es lo triste? Que cuando vas, indagas, el propietario te saca un permiso de la alcaldía de San Salvador en tiempos del FMLN. Y cuándo le pedís la factura, te dicen que no la tienen. ¿Qué te indica eso?

Pero eso es denunciable.
Borrón y cuenta nueva. Hay tantas cosas por hacer que no puedo perder el tiempo en pleitos legales, aunque tenemos un equipo de 40 personas para rastrear esas vallas. Y no solamente las vallas. ¿Orden? Estamos rastreando y cerrando lupanares. Hemos cerrado más de 15 a la fecha.

Regresemos a las finanzas. Usted siempre dijo que esta alcaldía, en eras del FMLN, era un nido de corrupción. ¿Adónde están las pruebas, las denuncias?
Ahí están todos los hallazgos. La Corte de Cuentas ya está auditando y luego se deducirán responsabilidades. Hemos incrementado en 400 mil dólares la recaudación gracias al recibo que viene vinculado. Hay 93 negocios abiertos en el distrito tres que no pagan impuestos. Y otros más en el resto de distritos, ya los tengo todos. 68 millones 324 mil 509.58 financiado. Aquí había un presupuesto de 81 millones desfinanciado. Lo hemos puesto en términos reales. Este año pensamos cerrar tablas, no con el déficit de los 5 millones en que encontramos la alcaldía.

Deme ejemplos de corrupción.
Hay casos en los que jefes de distritos cobraban 10 mil dólares por un permiso de licores. Encontramos plazas fantasmas, de gente contratada para campaña, las vallas que les cuento. El rastro de Soyapango fue alquilado mensualmente por 7 mil dólares. Nunca entraron ni cinco centavos, la deuda llegaba a 550 mil dólares y la alcaldía tenía no sé cuántos empleados pagados, cuando lo tenías concesionado. Una vez que tenga el litigio con la empresa a la que se lo alquilaron -porque quiero cobrar esa deuda de 550 mil dólares…- yo no necesito tener un rastro, mucho menos en Soyapango. Si yo lo subasto y lo puedo vender, Norman Quijano licitará un segundo mercado. Esta alcaldía tiene que invertir.

¿Qué garantiza que en su gestión no se cometerán estas irregularidades que usted denuncia?
Somos completamente abiertos.

La gestión anterior, por ejemplo, se caracterizo por ocultar información sobre el gasto en publicidad de la alcaldesa Menjívar.
Podés entrevistar en la parte financiera al gerente financiero… Yo nunca he dicho oculten información.

En términos prácticos, porque así lo dice una ordenanza municipal aprobada en 2002, cualquier ciudadano puede venir a pedir información.
Eso de cualquier ciudadano… si ponés eso me van a tener ocupado al gerente financiero solo en eso. Un periodista puede venir cuando quiera. Es fácil decir: sí, estoy abierto, cuando puede venir un ciudadano que es contador o auditor y va a estar sentado ahí todo el día pidiendo información. ¿Tengo que atender eso cuando hay una auditoría de la Corte de Cuentas permanente?

¿Le pone restricciones a la transparencia?
Ja, ja, ja. ¡No! Vaya, si quieres que te lo diga: ¡que venga el ciudadano, pues!

Apoya el periodismo incómodo
Si te parece valioso el trabajo de El Faro, apóyanos para seguir. Únete a nuestra comunidad de lectores y lectoras que con su membresía mensual o anual garantizan nuestra sostenibilidad y hacen posible que nuestro equipo de periodistas llegue adonde otros no llegan y cuente lo que otros no cuentan o tratan de ocultar.
Tú también puedes hacer periodismo incómodo.Cancela cuando quieras.

Administración
(+503) 2562-1987
 
Ave. Las Camelias y, C. Los Castaños #17, San Salvador, El Salvador.
El Faro es apoyado por:
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
logo_footer
TRIPODE S.A. DE C.V. (San Salvador, El Salvador). Todos los Derechos Reservados. Copyright© 1998 - 2022. Fundado el 25 de abril de 1998.